Relevo generacional

Las crisis son terrenos abonados para los cambios en la dirección de los negocios y en la vida en general. El ejemplo de Su Majestad da para reflexionar: un rey ha sucedido a otro rey. Conacun también ha gozado de un cambio de dirección y ‘el vasco’ ha venido a ser sustituido por Michel Campanales, que ha recibido el aplauso unánime de la familia del conejo cuando se ha hecho cargo de hediondo pastel de la interprofesional. Aunque la mejor noticia del momento es el relevo y transformación en la granja El Pinar.

Desde que funciona Intercún, el cunicultor arrastra sus peores momentos económicos y técnicos. Desde que se aplica la extensión de norma, el dinero se malgasta, la publicidad es delirante, no existe marketing hacia el consumidor, el precio se ha hundido y la demanda sigue bajando. Ahora ya no tenemos ni lonjas. Coraje no le ha faltado al bueno de Michel para aceptar el cargo. Veremos a ver si consigue afrontar el dilema necesario: desbloquear la interprofesional o… cerrarla, que sería una gran gestión. Seguramente, él será el último presidente de Intercún con representación de cunicultores empresarios libres. El siguiente será un empleado del grupo.

Y sin embargo, aún se producen buenas noticias. La granja El Pinar (Riells y Viabrea, Barcelona) ha cambiado de dueño. Maximiano Casimiro ha traspasado el negocio después de 33 años de cunicultura al aire libre. José Luis y su socio Manuel han cogido el relevo para transformar una explotación de 2.000 conejas con manejo en sistema integral. Es un triunfo de la profesionalidad y el sentido positivo de la vida.

Maxi Casimiro encarna una historia de abnegación, respeto y profesión. Un cunicultor modelo que aplicó el sentido común a instalaciones y manejo. Ha hecho crecer su negocio; ha criado a sus hijas y consolidado un patrimonio familiar. Integrado en el sistema laboral de Cataluña, dio el paso de convertirse en empresario cuando montó su granja de conejas al aire libre, en las inmediaciones del Montnegre, en pleno monte de pinos y alcornoques. Bendijo la instalación y su orientación el extinto O. Rovellat. Luego, han sido muchos los técnicos que hemos atravesado la infernal riera –con sus peligrosas crecidas- que da paso a aquellos pasillos empinados, escoltados de grupos alineados de jaulas donde uno disfruta entre una ladera de nidales a la sombra. Con una oferta genética (madres híbridas) estudiada y resistente, la ‘Granja El Pinar’ ha sido el referente para muchos cunicultores de toda España. Ha desarrollado la cunicultura de conejo pesado antes que nadie. Pionera también en sistemas de manejo, pues funciona con Sistema Integral C-70 desde hace casi diez años con datos de producción y ahorro en bajas envidiables. Maxi preside la asociación cunícola de El Vallés-Maresme. Y ahora es un fuerte baluarte en cunicultura de raza -Gigante Español- con cuyos machos participó en la muestra ASEMUCE de la última FIGAN. Me siento privilegiado por haber gozado de la confianza y la amistad de Maxi y Constanza durante estos años.

 

Dos mil madres al aire libre en la granja El Pinar, Barcelona.