El Catecismo del Cunicultor

  1. Los conejos son siempre negocio para el que los tiene en las debidas condiciones. Cualquier familia que viva en una casa con un palmo de jardín debe tener un conejo y un par de conejas cuando menos. El más modesto hortelano, un conejo y seis conejas, a los cuales y a sus crías alimentará sobradamente con los desperdicios inservibles de su huerta. El más modesto labrador, uno o dos machos y una docena de hembras, que apenas sin trabajo ni gasto le dejarán un bonito beneficio.
  2. Todos los libros de "cunicultura" no valen lo que un año de "cunicultor".
  3. Las superticiones y consejas, siempre malas, son en "cunicultura" peores.
  4. Si queréis tener los consejos sanos, dale espacio donde puedan triscar a su labor.

  1. Si queréis tener los conejos sanos, dadles espacio donde puedan triscar a su sabor.
  2. Orientad siempre las conejeras a mediodía o a levante.
  3. Llenad de árboles de hoja caduca los parques de vuestros conejares.
  4. Haced siempre con los conejos lo más parecido a lo que ellos harían espontáneamente de hallarse en libertad.
  5. Los conejos tienen tres grandes amigos y tres encarnizados enemigos: son sus amigos el sol, la limpieza y el ejercicio; son sus enemigos la humedad, la suciedad y los forrajes recién cortados.
  6. Libertad (el mayor espacio posible) y tranquilidad son lo primero y lo mejor que puede tener un conejar.

  1. No hay raza de conejo mala si está bien alojada y nutrida.
  2. Dad en abundancia a las conejas alimento, agua, soledad y silencio, y no perderéis un gazapo.
  3. A coneja joven, conejo maduro; a macho nuevo, hembra vieja.
  4. El conejo y el gallo, nunca más de tres años.
  5. La gallina y la coneja, a los tres años vieja.
  6. Nunca más de un conejo en un conejar.
  7. Tener un conejo es tener un macho. Tener dos es tener menos que uno. Tener tres o más puede ser no tener ninguno.
  8. Si los conejos adultos necesitan libertad, los gazapos libertad y media.

  1. Dad a los conejos alimentos variados, pero siempre de origen vegetal y nunca salados ni cocidos.
  2. Que el forraje verde sea siempre la base de la alimentación de vuestros conejos.
  3. Verde y raíces, siempre; granos, de cuando en cuando; amasijos, cebando.
  4. Buscad la salud de vuestros conejos a fuerza de higiene y no conoceréis las enfermedades.
  5. Conejo enfermo, dieta al canto. Si con dieta no cura, dadle sepultura.
  6. Sacrificar un conejo es con frecuencia salvar ciento.
  7. Mientras los conejos puedan tener el cielo por techo, no le déis otro.
  8. Cambiar de tiempo en tiempo la sangre de los conejos es cambiar plata por oro.